Translate

viernes, 25 de abril de 2014

CAMINAR CON BASTONES DE NORDIC WALKING: LA REVOLUCIÓN DEL FITNESS

Caminar con bastones en técnica nordic walking se ha convertido en los últimos años en una auténtica revolución del "fitness”. La palabra inglesa “fitness” ha entrado en nuestras vidas y está muy presente en los programas de actividad física de infinidad de complejos deportivos, centros de estética, e incluso en alojamientos turísticos que, en sus propuestas incorporan dicha palabra como valor añadido a su oferta. 

¿Pero sabemos realmente que significa prácticar “fitness”, y cuáles son sus beneficios ? ¿Qué relación tiene el “nordic walking con el “fitness”? Tomemos como punto de partida el significado del vocablo anglosajón “fitness” (aptitud) en el ámbito deportivo, y más allá de las actividades dirigidas que se pueden realizar en un gimnasio. Así podemos definir el “fitness”: como cualquier actividad física que comprenda movimientos repetidos y planificados con el objetivo de mejorar y mantener un buen estado de forma físico y de la salud. 

Desde la simple acción de salir a pasear, realizar las tareas cotidianas, subir y bajar escaleras, o actividades aeróbicas más intensas practicadas de forma regular para mejorar el rendimiento deportivo, se considera “fitness” (American College of Sports Medicine). Dichas actividades deben ir acompañadas de una alimentación equilibrada y un descanso apropiado.

Centrándonos en la práctica deportiva del “nordic walking”, es evidente que estamos practicando “fitness” en su máxima expresión, con el gran valor añadido que se realiza al “aire libre”, lo cual aporta aún mayores beneficios, especialmente a nivel mental ya que su práctica se convierte en más amena y divertida. 

Podemos así afirmar que siempre que practicamos “nordic walking” hacemos “fitness”, aunque su práctica sea con fines terapéuticos, como puede ser por ejemplo la recuperación de una lesión deportiva.  La única diferencia la podemos determinar en los objetivos que en cada salida se marcan. Si queremos salir a caminar manteniendo siempre el mismo nivel en cuanto a la intensidad y duración de la salida, hablamos de “nordic walking fitness”. Pero si lo que buscamos es el rendimiento deportivo, también estamos hablando de “nordic walking fitness”, aunque en este último caso ya necesitamos de una planificación deportiva la cual implica la aplicación de unas determinadas leyes, principios y reglas las cuales determinan los objetivos específicos, por edades, condiciones físicas y etapas del desarrollo deportivo. 

Para llevar a cabo un entrenamiento “fitness” en “nordic walking”, es preciso hacerlo a través de una adecuada planificación, donde se ordenen los contenidos en forma progresiva, tomando como referencia el proceso de adaptación a las cargas de trabajo. 

Un programa de actividad física basado en el “nordic walking fitness” debe proporcionar, relajación, resistencia, fortaleza muscular y flexibilidad. El “nordic walking” a través de una buena planificación “fitness” nos permite trabajar, mantener y mejorar, la flexibilidad, la resistencia cardiovascular, la fuerza muscular y resistencia, la constitución física, la agilidad, el equilibrio y la velocidad, alcanzando la salud física optima como consecuencia de la actividad física realizada regularmente. 

Sin olvidarnos que el ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la "imagen corporal" y la sensación de bienestar, se produce una estabilidad en la personalidad caracterizada por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental. Todo ello gracias a la actividad física tan sencilla y natural como es el caminar incorporando a la misma dos bastones específicos, convirtiéndose en “nordic walking”.