Translate

miércoles, 16 de abril de 2014

MUCHAS Y BUENAS RAZONES PARA DEJAR EL SEDENTARISMO....¿A QUÉ ESPERAS SI NO LO HAS DEJADO YA...?

Muchas personas pueden pensar que la actividad física y el deporte no sanos. Sus razonamientos y manera de pensar se fundamentan en el hecho de ver a muchas personas que practican deporte con lesiones o dolores de diversa índole. ¿Es saludable hacer ejercicio físico y practicar deporte? Muchas son las actividades deportivas que demuestran que si, entre ellas la Marcha Nórdica (Nordic Walking).

Dice el refrán que “el que corre, tropieza”, y padecer lesiones y dolores de diversa índole es un riesgo que existe, pero que puede variar mucho en función del tipo de deporte que se practique, del nivel de exigencia y también de la predisposición de determinadas personas. Pero si algo podemos confirmar es que la actividad controlada y planificada reporta muchos beneficios a la salud que los relativos pequeños riesgos que pueden derivarse de su práctica.

El nordic walking rompe completamente la teoría de que practicar deporte no es sano. Caminar a ritmo de los bastones nos llevará a sentir los beneficios en un plazo relativamente corto de tiempo, y además evitaremos las malas sensaciones de los primeros días: las temídas agujetas y los dolores musculares producidos por sobrecarga. El nordic walking solo os aportará beneficios: fortalecimiento del corazón; reducción de la tensión arterial; tonificación muscular, ósea y articula; reducción del estrés; retraso del envejecimiento y mejora de la autoestima y el equilibrio psíquico. El resultado es una mejora de la salud y la calidad de vida. Aunque para obtener estos beneficios hay que ser constante, salir a
caminar a diario y realizar un esfuerzo suficiente como para activar el sistema cardiovascular. Al mismo tiempo es importante no obsesionarse ni querer convertirse en un deportista de élite en cuatro días.

¿METABOLISMO LENTO?

Caminar como mínimo 30 minutos tres veces por semana debe ser vuestro objetivo inicial; además de quemar calorías y de ser excelente para la salud, también acelera el metabolismo. Recuerda: el metabolismo lento ocasiona en las personas que lo tienen diversos problemas psíquicos y de salud, debido a que los repetidos intentos por adelgazar pueden llegar a convertirse en una obsesión. Una excelente opción se llama nordic walking.

Caminar es el ejercicio aeróbico más común. Hacerlo en marcha nórdica multiplica por dos los beneficios. Es un movimiento agradable para todo el cuerpo, actuando de forma suave y eficaz sobre el sistema cardiovascular, la fuerza muscular, la movilidad y la coordinación. Porque caminar adecuadamente no solo es una responsabilidad del tren inferior: la estabilidad de la cintura escapular (omoplato y clavícula) es fundamental para proteger las extremidades y articulaciones del tronco superior. El nordic walking fortalece y tonifica los músculos del tronco superior: deltoides (hombros), antebrazo y brazo (bíceps y tríceps) pectorales (pecho), dorsales (espalda) y segmento somático central (abdominales).

Las extremidades inferiores también se benefician considerablemente, ya que se disminuye la carga sobre las articulaciones y se favorece la creación de nuevos vasos sanguíneos, lo cual es eficaz contra las oclusiones arteriales (varices) y aumenta la circulación colateral. Además practicar nordic walking actúa positivamente sobre la mente mejorando notablemente la autoestima; caminar derecho es sinónimo de seguridad y equilibrio emocional: mejora la soledad, reduce la ansiedad y aumenta la tolerancia al estrés y la creatividad.