Translate

sábado, 20 de septiembre de 2014

¿NO RINDES BIEN? LOS 5 ERRORES DEL DEPORTISTA EN LA NUTRICIÓN

Cada vez es más habitual encontrarnos personas que nos preguntan, tras haber realizado una competición, cuantas calorías hemos consumido, o por el contrario piensan que, como deben competir, durante los días previos pueden comer sin control. 

Competir y alimentarse adecuadamente está literalmente relacionado entre si, siendo la consecuencia de lo primero, el consumo de calorias. 

Si se cometes alguno de estos 5 errores en la alimentación de un deportista; sabrás por qué no rindes bien

1. Error: Eliminar las grasas de tu dieta para no ganar peso 

Se debe bajar el consumo de grasas saturadas de origen animal, pero no hay que dejar de ingerir grasas insaturadas y los omega 3 ( aceite de oliva, salmón, pescado azul, etc..) son los mejores aliados para recuperarse del esfuerzo y mantener una excelente salud.

2. Error: Cenar mucho para recuperarse y disponer de más energía al día siguiente

Si lo hacemos, alteramos el descanso y favorecemos la acumulación de depósitos grasos, por lo que estamos poniéndole freno al metabolismo por la noche.

3. Error: Obviar las patatas y el pan para no engordar

No pueden faltar en la dieta de un deportista. Son ricos en hidratos de carbono e imprescindibles para un deportista. Por su alto índice glucémico son una buena opción tras una competición o esfuerzo intenso y prolongado para recuperar los índices de glucógeno. 

4. Error: Desayunar poco con el objetivo de que el metabolismo utilice las grasas

Lo único que se está consiguiendo es tener menos energía lo que provoca que el cuerpo guarde las reservas de grasas como medida preventiva en lugar de consumirlas.

5.Error: Gran comilona tras la competición por qué nos lo merecemos

Tras un esfuerzo exigente y prolongado, el cuerpo necesita ser mimado: consumir carbohidratos sanos, proteína pura y algo de grasas sanas es lo más recomendable. El organismo necesita muchos antioxidantes ( vegetales, frescos, fruta, vitamina E…) y nada de embutidos, salsas o carnes grasas.