Translate

viernes, 23 de enero de 2015

NORDIC WALKING ¿Y POR QUÉ NO? BASTONES POR LA CIUDAD NORDIC WALKING URBANO!

Caminar con un par de bastones por la ciudad, hoy por hoy, ya no es ninguna excentricidad. Es ya habitual ver a personas caminar por las calles más céntricas de las grandes ciudades con un par de bastones entre sus manos.

Sin lugar a dudas caminar está de moda, y hacerlo con bastones también. Pero no podemos obviar, todavía,  el principal enemigo de este deporte especialmente en las ciudades: sentir “vergüenza”. Utilizar elementos habitualmente asociados a zonas de montaña como son dos pares e bastones aún provoca miradas de asombro y sonrisas irónicas entre los transeúntes, aunque estamos convencidos que sólo es una cuestión de tiempo como ya ocurrió con los ciclistas con traje y corbata desplazarse en bicicleta por la ciudad.   

¿BICHOS RAROS? ¡¡EXPERIENCIA ÚNICA!!

A pesar de que los aficionados a caminar o incluso los practicantes ya experimentados de marcha nórdica, prefieren salir a caminar en grupo cuando se trata de lugares públicos muy concurridos para no sentirse “bichos raros”, ni que les paren por la calle para preguntarles por qué caminan con dos bastones, lo cierto es que practicar marcha nórdica también en una ciudad tiene muchos alicientes, especialmente sociales y culturales.  

Independientemente del lugar, caminar en técnica nordic walking es mucho más efectivo y divertido, pero además hacerlo en un entorno urbano tiene sus ventajas, convirtiéndose en una saludable manera de explorar y descubrir aquellos recónditos lugares, paseos, parques y calles por los que nunca antes habíamos pasado. Hablamos pues del turismo cultural que combina a la perfección con el turismo deportivo. 


Caminar como práctica estética, aporta una visión mucho más completa del patrimonio cultural y las obras desarrolladas por artistas (estatuas, esculturas, monumentos) a lo largo de la historia. Caminar en nordic walking en la ciudad, permite valorar el tiempo de otra forma, se observa más y como consecuencia se obtiene una visión diferente de las cosas y de la gente.  

Otra de las ventajas de practicar esta modalidad deportiva en la ciudad, es la de salir de la misma puerta de casa para recorrer distancias que habitualmente realizaríamos en automóvil en transportes públicos, poniendo en evidencia que recorrerlas a pie con bastones no supone una gran inversión de tiempo y si un gran beneficio para la salud del bolsillo y la física. Entre los numerosos beneficios que ya hemos descrito de este deporte está el poder caminar durante más tiempo, recorrer más distancia con una notable reducción de la fatiga muscular y física.  

Destacar sobre todo  que caminar en nordic walking por cualquier ciudad, es también poner en valor los espacios naturales y los parques emblemáticos con circuitos saludables para caminar o correr. Además la oferta de actividades y eventos colectivos para fomentar la práctica de ejercicio físico como estilo de vida saludable es muy numerosa.  

ALGUNOS CONSEJOS PARA CAMINAR POR LA CIUDAD

1. En la ciudad los tacos de goma o “pads” de asfalto toman especial protagonismo ya que sin ellos la evolución con los bastones será incómoda y ruidosa.

2. El calzado sigue siendo también el protagonista. Debe ser el adecuado para caminar por asfalto o aceras y con una buena amortiguación. Una suela desgastada o sin  cámara de aire será el verdadero causante de las molestias en el tren inferior o segmento somático central (lumbares) y no las horas caminando o la distancia recorrida

3. No olvidéis hidrataros. Caminar es una actividad física y como tal requiere, en la ciudad como en cualquier otro lugar, de mantener una buena hidratación. 

4. Vestir ropa cómoda deportiva o “outdoor” holgada y transpirable.

5. El control del bastón sobre el asfalto puede suponer un problema, especialmente para los caminadores acostumbrados a clavar el bastón en caminos y pistas. Pero aplicando la técnica de clavar, cargar e impulsar con suavidad comprobaremos la efectividad de la técnica en asfalto. 

6. No abusar  del ángulo de inclinación, si lo hacéis los bastones en la fase de impulso resbalaran. La clave está aumentar la altura de los bastones unos 5 cm y doblar los codos un poco más. 

7. No olvidéis hidrataros. Caminar es una actividad física y como tal requiere, en la ciudad como en cualquier otro lugar, de mantener una buena hidratación. 

Descubrir una ciudad caminando, se trata de algo tan sencillo que quizás no resulte emocionante. Os proponemos una experiencia inolvidable con vuestros bastones. Caminar por vuestra ciudad o por cualquier ciudad del mundo sin rumbo. Comprobaréis que emocionante resulta adentrarse en lugares desconocidos o que aunque hayáis visto miles de veces, quizás nunca antes había llamado vuestra atención. Se trata de no llegar nunca a ningún lugar concreto, y si de descubrir un portal en un edificio normal, una fachada con ropa tendida en las terrazas, gentes distintas en cada barrio, etc... 

Curiosear y preguntarse por el origen y la historia de las calles, por cómo vive su gente, explorar las antiguas vías de comunicación, cañadas reales, buscar restos de puertas o murallas, averiguar el origen de los nombres de las calles, etc… 

Os llevareis una grata sorpresa a ritmo de bastones..