Translate

domingo, 1 de febrero de 2015

NORDIC WALKING: EL HOMBRE CONTRA NATURA

"Del hombre nómada, hambriento y cazador al hombre sedentario, sobrealimentado, descreído y consumista."

La Encuesta Nacional de Salud que se realiza periódicamente en España ha mostrado cifras que rozan la máxima preocupación; la tendencia de la población adulta al sobrepeso y, en el peor de los casos, a la obesidad. 

En los últimos quince años la tasa de sobrepeso y obesidad se ha duplicado en nuestro país. La alarma se ha disparado con los los niños, mostrando a edades tan tempranas que siguen fielmente esta tendencia, ya que los escolares españoles entre los 7 y los 11 años son los más gordos de Europa después de los niños y niñas de la isla de Malta.
Este fenómeno no sólo afecta a España, sino que es uno de los problemas más acuciantes de los países más desarrollados. Lo llamativo del ranking anterior es el rápido ascenso entre la población escolar española para escalar las más altas cuotas de sobrepeso y obesidad de Europa. Hace unas 
cuantas décadas nuestros escolares estaban entre los más bajitos y menos obesos de su entorno geográfico continental; en la actualidad la altura media ha crecido espectacularmente, pero lamentablemente también el sobrepeso. Y ¿cuáles son las causas de este rápido deterioro corporal? Las causas son sobradamente conocidas entre científicos, políticos y educadores: dieta insana, sobrealimentación, vida automatizada y sedentarismo.

Debemos volver a nuestros orígenes y reclamar un estilo de vida más humano, congruente con nuestra propia naturaleza; aquella que se conformó sabiamente durante tres millones y medio de años y que se fundamentó en una alimentación variada y equilibrada, en una actividad física constante, en una conducta de vida sobria y racional y en un estrecho contacto con el medio natural.

La actividad física se constituye por fundamento filogenético en el hilo biológico y argumental de la vida del hombre y, por tanto, en un hábito higiénico que le facilitará un estilo de vida saludable, satisfactorio, en armonía con su propia naturaleza. Ese es nuestro propósito y nuestro reto más apremiante; entre todos debemos corregir el rumbo equivocado y no ir nunca más contra natura.

Sin lugar a dudas practicar marcha nórdica y ponerse en manos de un profesional de la actividad física son una excelente alternativa para volver a nuestros orígenes...!!

"Contenidos extraídos en parte del artículo denominado: Apuntes para el siglo XXI de Javier Olivera Betrán"