Translate

miércoles, 8 de julio de 2015

NORDIC WALKING: EL PELIGRO DE CREER EN MILAGROS

Creer en milagros cuando hablamos de marcha nórdica y los efectos que su práctica produce sobre el organismo de quien la practica frente a otras prácticas deportivas puede ser muy peligroso y sobre todo desmotivante, repercutiendo negativamente en futuro de esta modalidad deportiva.  

Simplemente caminar

La marcha nórdica está empezando a engrosar la lista de elementos, productos y actividades milagrosas que garantizan en poco tiempo perder peso y obtener una esbelta figura añadiéndolo además otros milagrosos beneficios como son retrasar el envejecimiento, curas de algunas patologías o la descarga de articulaciones por citar algunos ejemplos. Nada más lejos de realidad. Caminar utilizando los bastones de marcha nórdica es saludable al igual que lo es caminar sin bastones, montar en bicicleta, nadar, correr, patinar, realizar una clase dirigida de body balance, body combat o ciclo indoor. Cuando incorporamos los bastones  de marcha nórdica en nuestras caminatas habituales con el objetivo de obtener unos beneficios para nuestra salud, estamos incorporando dos elementos que nos cambiaran radicalmente la vida si les sabemos poner el ritmo y la cadencia adecuada.  Sólo el esfuerzo, el sacrificio y la constancia  junto a una dieta sana y equilibrada, obraran el milagro de la actividad física  y como tal del  nordic walking. 

Como utilizar los bastones y sus fases

No hay límites con este deporte. Podemos correr o caminar a buen ritmo. Los bastones actúan como palancas que nos impulsan a cada paso, utilizarlos adecuadamente marca la diferencia con otras formas de caminar.

1. En la Fase Inicial: El brazo derecho de la marchador/a está adelantado extendido ligeramente doblado, y con el bastón inclinado: escoger la medida adecuada es la que nos permitirá extender el brazo. El brazo izquierdo está extendido hacia atrás. 

2. Fase de impulso. Mientras la pierna derecha está extendida y el tobillo empuja hacia arriba, la izquierda está adelantada con el talón haciendo contacto en el inicio de un nuevo paso.

2. En la Fase de Empuje (I): El brazo derecho y la pierna izquierda empujan más o menos simultáneamente. El puño derecho comienza a empujar tan pronto pasa de la línea de la pelvis; al mismo tiempo, el brazo izquierdo se balancea hacia delante. La pierna derecha está ligeramente doblada y el peso del cuerpo es soportado por la pierna izquierda y el bastón derecho.

3. En la Fase de Empuje (II): El empuje del bastón se ha completado y el brazo derecho se encuentra extendido. Después de esto, la mano derecha se abre ligeramente realizándose el empuje final por medio de la sujeción del bastón. Al mismo tiempo el brazo izquierdo está adelantado y doblado. La pierna izquierda está extendida con el tobillo impulsando, mientras la derecha ya adelantada está lista para el siguiente paso.

4.  Fase Final: El empuje del bastón derecho acaba con la palma de la mano abierta y el brazo casi extendido. Simultáneamente se inicia el empuje del bastón izquierdo. La pierna izquierda empieza su trabajo y el peso se transfiere a la pierna derecha. El cuerpo está inclinado hacia delante.

Los milagros no existen

Cabe destacar que tratándose de un ejercicio de entrenamiento de la resistencia cardiorespiratoria (ejercicio aeróbico), se incrementa el consumo calórico y la frecuencia cardiaca porqué al utilizar los bastones como palancas que nos impulsan hacia adelante, también aumentamos el rito y la cadencia  y como consecuencia el consumo calórico. 

El aumento de la velocidad de la marcha aumenta la quema de calorías por kilómetro y por minuto. Si caminas con o sin bastones a 8 minutos por kilómetro llega un punto donde se queman aproximadamente las mismas calorías por kilómetro que si corres. Si caminas más rápido se queman más calorías que correr a ritmo de 6 minutos por kilómetro. 

Es bueno que sepáis que cualquier tipo de ejercicio cuenta con un efecto térmico residual. Este gasto calórico puede llegar hasta el 10% de tu tasa metabólica y alargarse incluso hasta las próximas 72 horas después del entrenamiento, dependiendo de su intensidad y naturaleza. Quemar tantas calorías como sea posible en el ejercicio y la vida diaria, esa es la clave para tener una buena salud y el peso adecuado. Utilizar el sentido común para hacerlo en marcha nórdica (ver artículo Aire Libre marzo 2015).. vuestro cuerpo y mente os lo agradecerán.  El sobrepeso y la obesidad es un grave problema de salud pública. 

El nordic walking no obra milagros, pero la simple acción de ponerse a caminar acompañado de un par de bastones especiales, puede cambiarle la vida a muchas personas como lo ha hecho ponerse a correr, montar en bicicleta o nadar.