Translate

martes, 14 de julio de 2015

NORDIC WALKING PRACTÍCALO: 5 RAZONES POR LAS QUE SE TIENE UN VIENTRE ABULTADO: BARRIGA

Vientre abultado: sinónimo de poco aprecio por la salud
Un vientre abultado no siempre es sinónimo de gordura, sino que hay varios factores por los cuales podemos tener una barriga notoria. A continuación te contamos cinco razones por las que se puede  tener un vientre abultado y como evitar este auténtico y extendido problema de salud.

1. Mala postura: si tenemos una columna encorvada es muy probable que tengamos un vientre abultado, pues se va debilitando nuestra faja natural en el cuerpo y poco a poco, la barriga se expande.

2. Mala digestión y gases: si comemos de prisas o si estamos sufriendo un problema digestivo, podemos tener un gran proceso de hinchazón abdominal debido a la formación de gases, lo cual abulta nuestro vientre. Si queremos tener un vientre plano es vital cuidar la digestión. La digestión es un proceso por el que nuestro organismo obtiene directamente de los alimentos los nutrientes necesarios para mantener las funciones vitales de manera adecuada. Por este motivo es necesario que este proceso se desarrolle de la mejor manera posible. A pesar de todo, la digestión y la buena asimilación de los alimentos tiene mucho que ver a la hora de conseguir un vientre plano, pues si la digestión no se desarrolla como debe, se generarán una serie de gases que harán que nuestro vientre se muestre hinchado y aparentemente muestre unos abdominales poco definidos.


Un vientre plano es sinónimo de salud
3. Estreñimiento: si el problema no es en el estómago pero sí en el intestino, pues éste no se evacúa con normalidad, entonces, también podemos tener un vientre abultado a causa de la retención de heces.

4. Retención de líquidos: el claro ejemplo de que la retención de líquidos puede originar un vientre abultado lo sufrimos las mujeres cada mes con nuestro período menstrual, y aunque las hormonas pueden ser responsable de esta retención de líquidos también puede serlo la baja ingesta de agua, la ingesta de alimentos muy salados o muy dulces, entre otros.

5. Sedentarismo: éste puede ser la causa de la localización de grasa en nuestro abdomen, pues la debilidad en los músculos del abdomen así como en aquellos que nos ayudan a coger una buena postura puede dar origen a una barriga propinente, y además, a menor gasto calórico y mayor inactividad más probabilidades de tener exceso de grasa en el cuerpo que también puede ser la causa de nuestro vientre abultado.

Ya sabes cuáles pueden ser las razones por las que podemos tener un vientre abultado, sólo debes evitarlas y podrás poco a poco reducir esa barriga que nadie quiere en su cuerpo. Practica por ejemplo: Nordic Walking