Translate

lunes, 30 de noviembre de 2015

NORDIC WALKING CAMINAR CON BASTONES: UN DEPORTE FÁCIL

¿Por qué la gente camina cada vez más? La respuesta se encuentra en un cúmulo de factores que lo explican. Uno de los más importantes es el ahorro: caminar es muy económico, se puede hacer en cualquier momento del día, es una actividad fácil, no requiere de capacidades complejas y lo que prima por encima de todo es que: la salud…..está de moda!


Nordic Walking o Marcha Nórdica es una actividad física y deportiva que consiste en caminar con unos bastones especiales, similares a los utilizados en el esquí de fondo. Su práctica se fundamenta en el más antiguo de los ejercicios del ser humano: caminar.

Originario de los países nórdicos, su origen se remonta al esquí de fondo, en el que el bastón se convirtió en un instrumento al servicio del desplazamiento, utilizándose también para el impulso. La incorporación de estos bastones a la acción de caminar permite activar el tronco superior y con ello diversos grupos musculares, convirtiendo en mucho más eficiente y saludable la acción de caminar. 

CAMINAR MÁS RÁPIDO 

Es hacerlo a ritmo de bastones. Caminar a paso rápido de forma regular reduce hasta un 11% el riesgo cardiovascular. Caminar al menos 30 minutos al día a paso rápido y durante cinco días a la semana incrementa la esperanza de vida.  Además, según la “World Heart Federation”, correr una hora al día reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares casi un 5%, mientras que gastar la misma energía andando puede llegar a reducir el riesgo cardiovascular más de un 9%. 

La Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que realizar actividad física moderada como caminar, correr o montar en bicicleta tiene muchos beneficios para el corazón pero, concretamente, caminar es uno de los ejercicios más  saludables para la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Si nos preguntamos: ¿Por qué camina la gente? La respuesta es: para cuidar su salud y mantenerse en forma. ¿Y por qué cada vez más lo hace en Nordic Walking ? Porque la acción de caminar incorporando dos bastones es mucho más efectiva y los beneficios saludables son muchos más. 

El tiempo y la energía que invertirás en ello te ayudarán a conseguir los niveles óptimos de salud y forma física.  

NORDIC WALKING: FACTOR PSICOLÓGICO Y COMO PONER AL MAL TIEMPO BUENA CARA

Insistimos siempre en ello, lo decimos, la motivación y el afán de superación son y deben ser el alimento de las personas que se inicie en la práctica física y deportiva.  Pero, para hacer frente a una práctica constante y regular de cualquier actividad física, es imprescindible no caer en una rutina que nos aboque al aburrimiento y las excusas para no ponerse en “marcha” y entrenar. Dicho de otra manera: el factor psicológico es fundamental. 

¿Cuánta energía mental hace falta para no dejar de caminar con nuestros compañeros inseparables los bastones? ¿Qué opciones y alternativas tenemos?

La marcha nórdica fomenta de manera especial la motivación. La práctica, desde el primer día, conduce a infinidad de sensaciones positivas, al no existir sensación de fatiga, al  comprobar los practicantes que, sin llegar al límite, se puede caminar más y mejor.  No es necesario, para iniciarse en la práctica, ninguna condición física especial. Todo lo contrario. Cualquier persona, independientemente de la edad y su condición física, puede iniciarse, desde el primer día, en este deporte con excelentes resultados. Además el “nordic walking” es una buena manera de iniciarse en la práctica regular de ejercicio físico, así como en otros deportes. Especialmente cuando los practicantes comprueban como su estado de forma física mejora y, como consecuencia, su salud.
Mientras caminamos en grupo aplicando la técnica del  “nordic walking y a buen ritmo, la comunicación es viva. Nadie pierde el aliento mientras camina. Lo que permite poder mantener conversaciones incluso cuando la intensidad de la caminata es alta. 

El simple hecho de sentirse, cada día, en mejor forma física, actúa positivamente en el cerebro liberando endorfinas que producen en el cuerpo un bienestar generalizado. La marcha nórdica adelgaza paso a paso, nunca mejor dicho, sin prisas y sin peligro para la salud, mejorando la imagen de uno mismo ante los demás y aumentando radicalmente la autoestima. 

En definitiva podemos afirmar que el “nordic walking” actúa de manera directa en el bienestar físico y,  sobre todo, psicológico de las personas que lo practican. De ahí el auge social que está adquiriendo día a día, la prueba la tenemos en que es habitual ver caminar con bastones de nordic walking.  

En suma, el fenómeno global de caminar para ponerse en forma y cuidar la salud, responde a un radical cambio en los hábitos de vida más allá de los 35 años… Hablamos de los “sports lovers”